Horas y horas tumbados en la toalla de playa, jornadas en las que dormimos más de ocho horas, vermús, comidas, cenas y copas… ¿el gimnasio? ¡aparcado! Y cuando te quieres dar cuenta se terminan las vacaciones y ya estás de vuelta en la oficina. 

 

La vuelta, sí, lo sabemos, es dura. Sin embargo, es importante retomar los hábitos saludables. ¿Cuál es la mejor forma de volver a la rutina?

 

Alimentación

Es necesario cuidar la dieta. Después de tantos pinchos, helados, refrescos… es conveniente reducir el número de alimentos con grasas saturadas, azúcares añadidos y productos procesados e introducir en tu dieta más verduras, frutas, legumbres y frutos secos. 

 

CONSEJO: Planifica tus menús semanales para controlar que sigues una dieta equilibrada rica en vitaminas y minerales.

 

Ejercicio físico

Retoma el ejercicio físico pero ¡no te agobies! Puedes empezar poco a poco para que el cuerpo vuelva a acostumbrarse y no sufrir lesiones. Ponerse en forma no siempre es motivador, por eso debes buscar el tipo de ejercicio con el que te sientas cómodo y tu motivación no decaiga.

 

CONSEJO: Prueba actividades nuevas y ejercicios para hacer en grupo, ¡te ayudará a estar motivado!

 

Descanso

Los horarios son importantes y después del descontrol del verano y de alargar las cenas con amigos, es importante retomar horarios acordes a nuestro trabajo, comidas y ocio. El sueño es muy importante para la salud y el bienestar tanto físico como anímico.  

 

CONSEJO: Realiza los cambios de horarios gradualmente antes de tu vuelta al trabajo y evita las siestas además de las bebidas estimulantes después de la comida.

 

Recuerda que cuidar de tu salud es un trabajo diario que no se puede dejar de lado. 

En SALUS nos preocupamos por mejorar en todo momento tu calidad de vida y la de los tuyos.