El objetivo de la medicina es curar enfermedades, pero el deseo de todas las personas es no llegar nunca a enfermar o, si la enfermedad es inevitable, detectarla en su fase más precoz, cuando aún no produce síntomas ni existen complicaciones. De esta forma la curación será mucho más factible.

 

¿QUÉ ENFERMEDADES SE PRETENDER DIAGNOSTICAR CON UN CHEQUEO MÉDICO?

 

  • Enfermedades relacionadas con la salud cardiovascular: hipertensión arterial, elevación del colesterol, diabetes, obesidad…
  • Enfermedades endocrinológicas, como por ejemplo, las relacionadas con el mal funcionamiento de la glándula tiroides.
  • Enfermedades óseas muy frecuentes en mujeres postmenopáusicas como la osteoporosis.
  • Enfermedades tumorales, como el cáncer de próstata.
  • Enfermedades vasculares como, por ejemplo, aneurismas de aorta abdominal.

¿QUIÉNES DEBEN DE REALIZARLO?

 

Todas aquellas personas asintomáticas, aparentemente sanas, que deseen mantenerse en perfecta forma física.

Las personas que sufren  pequeñas  molestias de cualquier tipo.

Hay estudios que demuestran que hasta el 90% de los pacientes que se someten a un chequeo tienen alguna enfermedad.

 

¿A QUÉ  EDAD ES RECOMENDABLE HACERSE UN CHEQUEO MÉDICO?

 

La mayoría de los expertos coinciden en que todas las personas aparentemente sanas, mayores de 50 años, deben realizarse un chequeo anual.

Por debajo de esta edad, los chequeos pueden espaciarse en el tiempo. Siendo recomendable realizarlos cada dos años entre los 40 y 50 años, y cada 3 años en menores de 40 años.

El chequeo médico debe ir bien dirigido, de manera que las enfermedades que se pretenden detectar varían según la edad, el estilo de vida y los antecedentes familiares y personales del paciente.