A pesar de que este verano 2020 ha sido algo diferente a lo habitual, seguramente en estos meses hayas cambiado tus rutinas y por consiguiente, tu alimentación. 

Tras esos excesos de verano en el que te has pasado con las frituras, bebidas azucaradas, helados… es importante volver a adquirir los hábitos saludables que estabas llevando el resto del año. 

Desde SALUS, velamos por tu salud y te hacemos una serie de recomendaciones para llevarlo a cabo. 

 

Vuelve a una dieta equilibrada

Pon orden a tu alimentación y vuelve a tus horarios haciendo las 5 comidas al día: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena. Esto te ayudará a controlar tu apetito y no llegar a cada comida con un hambre voraz. 

Incorpora a tu dieta todo tipo de alimentos, aumentando el número de frutas y verduras y reduciendo las grasas y los hidratos de carbono que tanto has comido estas semanas. 

 

Bebe más agua

Es fundamental que tu cuerpo esté bien hidratado y el agua juega un papel muy importante en tu salud. ¡Oblígate a beber! Bebe entre un litro y medio y dos litros de agua al día, y deja atrás el vino, las cervezas y otras bebidas alcohólicas. 

 

Hidrata tu cuerpo

Tras unos meses en los que tu piel y tu pelo se han visto expuestos a largas jornadas de sol, debes reparar esos excesos de sol hidratándote el cuerpo cada día. 

 

Recupera tu ejercicio diario

Es importante que recuperes tu rutina de ejercicio, pero debes hacerlo poco a poco. Después de unos meses parado, no exijas a tu cuerpo el mismo nivel que tenías. Fíjate un objetivo, planifica tus semanas y vuelve a la actividad que tu cuerpo lleva semanas pidiéndote. 

 

¡Este otoño cuida de tu salud!