Durante el embarazo, sobre todo si se trata del primero, es habitual que surjan muchas dudas e incertidumbre ante muchos aspectos, y entre ellos la alimentación. Lo que antes se hacía de forma cotidiana y casi de manera inconsciente, ahora genera dudas como: “no sé si puedo comer esto”. 

Es importante no obsesionarse con la alimentación, simplemente debes mantenerte informada a través de fuentes fiables o confiando en los profesionales sanitarios. 

A continuación, desde Salus os contamos algunos alimentos que debes controlar y cuáles debes evitar cuando estás embarazada:

Bebidas estimulantes

No se debe superar un máximo de 2 tazas de café o té al día. Por otro lado, si se quiere tomar un refresco, lo óptimo sería evitar los azucarados.

Hígado

Se trata de un alimento con alto contenido en Vitamina A, y un exceso de la misma puede provocar defectos en el desarrollo del bebé.

Determinados pescados y mariscos

Los pescados y mariscos tienen un alto contenido en proteína y omega-3, muy beneficiosos para la salud del bebé. Sin embargo, hay que evitar tomar determinados pescados como: el pez espada, la caballa real, el pangasius, el atún rojo… Esto se debe a su tamaño y el alto contenido en mercurio que albergan. A su vez, no debes tomar el pescado o el marisco crudo.

Alimentos o guisos muy grasos

Durante el embarazo las digestiones se ralentizan, y si a estas le sumamos alimentos que de por sí tardan en digerirse provocarán una digestión muy pesada.

Ensaladas o verduras crudas

Este tipo de alimento debe estar muy bien lavado antes de ingerir. Esto se debe a la toxoplasmosis. Por ello, es mejor no comer ensaladas fuera de casa ya que no sabemos cómo han sido manipuladas.

Los huevos y las carnes rojas 

Debes asegurarte de que si tomas carne roja o huevos estén perfectamente cocinados. Queda prohibido tomarlos crudos o poco cocidos. 

Quesos

No debes tomar quesos sin pasteurizar, blandos o azules, por riesgo de contener listeria.

Es mejor tomar quesos tiernos, curados o semicurados y los quesos tipo burgos.

Embutidos y fiambres no cocidos 

Puedes tomar estos alimentos solo si los congelas. De esta manera, se elimina todo riesgo de toxoplasmosis.

Tabaco y alcohol

No consumas tabaco ni bebidas alcohólicas durante el embarazo. Si te apetece, puedes tomar cerveza 0,0, que contiene minerales y antioxidantes. 

 

Además de seguir estos consejos, es fundamental que acudas de forma periódica a tu ginecólogo/a para que te explique detalladamente qué alimentación llevar a cabo así como hacer un seguimiento de tu embarazo.