¿Estás embarazada y tus sentimientos de felicidad se mezclan con los de preocupación y con numerosas preguntas?

 

Sabemos que empiezas una etapa de la vida en la que necesitas más información que nunca. Por eso, desde SALUS te contamos algunos puntos clave que debes conocer si estás embarazada:

 

Alimentación

Determinados alimentos y bebidas estarán prohibidos en tu dieta:

  • La leche cruda
  • Los lácteos y quesos no pasteurizados. 
  • Los huevos, pescados y mariscos crudos, poco cocidos o ahumados.
  • Las carnes crudas o poco hechas.
  • Los embutidos y el jamón sin curar o sin haberlo congelado previamente.
  • Alcohol

 

Además, debes seguir una serie de recomendaciones:

  • Se deben evitar ciertos pescados con gran cantidad de mercurio como el pez espada, tiburón o el filete de atún. 
  • Reducir la cantidad de cafeína y no superar las 2 tazas de café al día. El máximo consumo de café en embarazadas son 300 miligramos diarios.
  • Lavar muy bien las verduras para evitar una posible contaminación por toxoplasmosis.

 

Medicamentos

Existen muchos medicamentos que no se deben tomar durante el embarazo. Es importante acudir a tu médico para que te informe de qué medicamentos con y sin receta puedes y no puedes tomar.

 

El ácido fólico, ¡un imprescindible antes y durante el embarazo! Tomar este complemento ayuda en el desarrollo del feto para prevenir posibles malformaciones congénitas tales como la anencefalia, encefalocele y espina bífida.



Deporte

En la gran mayoría de mujeres, realizar ejercicio físico durante el embarazo es beneficioso. El ejercicio te ayudará a sentirte mejor y a controlar los kilos que se cogen durante esos meses. Además, ciertas actividades prepararán tu cuerpo para el parto y te ayudarán a recuperarte mejor una vez hayas dado a luz. 

 

Sin embargo, es recomendable evitar algunos ejercicios con alto impacto como rebotes o saltos.  

 

Exámenes y pruebas médicas

 

A lo largo del embarazo tendrás varias ecografías, al menos 1 al trimestre. También deberás hacerte un análisis de sangre y orina así como otras pruebas como la de tolerancia a la glucosa o un cultivo vaginal. Este número de pruebas variarán en función de cada embarazo.



En definitiva, durante tu embarazo deberás seguir una serie de recomendaciones que son importantes que consultes tu médico.