Estar fuera de casa, sin los objetos personales y la ausencia de los seres queridos,  puedes causar, tanto a los niños como a sus familiares, distintas emociones como es la ansiedad, la angustia o el miedo.

Algunos consejos para que la estancia hospitalaria del niño vaya mejor:

 

1. Tener una buena comunicación, ser sinceros los unos con los otros explicando la situación real que están viviendo.

 

2. Tomar decisiones en equipo, cualquier decisión debe de realizarse de manrea conjunta.

 

3. Apoyo psicológico para los familiares.

 

4. Un descanso reparador, el descanso es necesario, de lo contrario, aparecerá estrés, irritabilidad e irescibilodad.

 

5. Actitud positiva, estar alegres, sonrientes y con una actitud positiva influye sobre los demás lo que puede llevar a una mejor y rápida evolución del pequeño.