Hace unos días nos ha tocado cambiar la hora adelantando una hora el reloj. Una medida que se lleva a cabo en toda la Unión Europea para lograr conseguir un mayor ahorro energético y aprovechar más tiempo las horas de luz. Sin embargo, oscurece antes y este desequilibrio puede afectarnos a los ritmos de nuestro organismo, apareciendo algunos síntomas como cansancio, somnolencia, dolor de cabeza… que afectan más a personas mayores y niños. 

 

¿Has notado que el cambio de horario te ha afectado? ¿Sabes qué consejos debes seguir para adaptarte mejor? Desde SALUS te contamos qué debes hacer para mejorar tu hábitos estos días de adaptación:

 

Limita el consumo de bebidas excitantes

El alcohol o la cafeína puede provocar que tu cuerpo se estimule y este descanse peor. 

 

Evita cenas abundantes

Haz cenas ligeras que no te sienten pesadas y no alteren tu sueño. 

 

Evita el ejercicio físico antes de acostarte

Es recomendable que hagas ejercicio para relajarte y que tu cuerpo esté más cansado a la hora de irte a la cama. Sin embargo, debes hacerlo con moderación y evitar realizarlo durante las últimas horas del días para no activarlo más de la cuenta. 

 

Fíjate una rutina de sueño

Establece unos horarios tanto para acostarte como para despertarte y deja atrás las preocupaciones para tener un sueño reparador. 

 

Evita dormir siestas

No es aconsejable que duermas la siesta hasta que no estés habituado completamente al cambio de hora. 

 

Y lo más importante, ¡no te preocupes! En unos días tu cuerpo se adaptará al nuevo horario de invierno.