Como sabrás, no existe ningún tipo de efecto fiscal cuando el que contrata un seguro de salud es un particular sin actividad empresarial o profesional, pero… ¿qué pasa si eres autónomo/a o pyme?

Te explicamos cómo pagar menos impuestos con tu seguro de salud privado.


¿Qué ventajas fiscales te ofrece SALUS si eres autónomo?

Si eres trabajador/a autónomo puedes deducir hasta 500 € por persona y año, siempre y cuando tributen por estimación directa.


Del mismo modo, puedes deducir el 100% de las primas satisfechas a favor de tus empleados, con el límite de 500 € anuales por cada uno de ellos y 1.500 por persona con discapacidad reconocida.


Además, no solo podrás deducir por ti, también por el cónyuge e hijos que convivan contigo, siempre que sean menores de 25 años.

Declarar seguro médico privado

¿Qué ventajas te ofrece SALUS si eres pyme?

Para la empresa: el gasto abonado por la empresa en concepto de seguro médico para sus empleados se podrá deducir el 100% como gasto social en la declaración del impuesto de sociedades.


Para sus empleados:
no tendrán consideración de rendimientos en especie, las primas satisfechas por la empresa a entidades aseguradoras para la cobertura de enfermedad de los empleados, su cónyuge o descendientes, que no excedan de 500 € por persona, constituyendo, por tanto, el exceso una retribución en especie según lo dispuesto en el Art. 44 del Reglamento del IRPF.


Con el fin de prevenir cualquier problema con la inspección tributaria, te recomendamos mantener guardada tu póliza de seguro así como los papeles que contengan la prima satisfecha por cada asegurado.

¿Estás pensando en contratar un seguro de salud privado? Conoce aquí nuestros seguros para pymes y autónomos.